ROMA: LA CIUDAD ETERNA

Me encuentro frente al Coliseo, apunto de entrar en este magnífico monumento que tantos momentos de gloria y pasión proporcionó a Romo, me dirijo al interior por los innumerables pasillos, una sensación se apodera de mi, imagino a la ciudadanía en todas direcciones, sus voces, sus risas, el rugir de las fieras… Una bóveda se abre ante mí, dando paso a la inmensidad del incomparable edificio y que se asemeja a las calderas de un volcán con altas paredes de roca que ruge en sus entrañas. Las gradas están desmanteladas, estas dejan ver la ingeniería utilizada en aquel lugar.Resultado de imagen de coliseo

Empapada de todo aquello me dirijo al Foro, como una columna vertebral, un camino de losas grises distribuye los espacios existentes, y me paseo por ellos mientras me imagino el bullicio de los comerciantes, de las mujeres con telas de gasa y seda y niños jugando a la guerra con espadas de madera. A pocos pasos aparece el Arco del Triunfo lleno de detalles y mientras que lo cruzo me siento un Julio César o el mismisimo Marco Antonio.

Giro a la izquierda y me recibe la Casa de las Vestales, donde las Vírgenes convivían en la antigua Roma, con un gran estanque rectangular al centro y decorado con delicadas estatuas femeninas. Continuo por el camino de losas grises, el espacio se abre a una gran plaza donde se encuentra el Templo de Saturno del que solo existe su fachada de columnas, pero que aún así me deja boquiabierta.Resultado de imagen de templo de saturno roma

Al otro extremo del foro se puede observar como una herida en la tierra se encuentra el espacio que albergaba el Circo Romano, esta zona conserva la parte posterior formada por grandes arcos y altas paredes de mármol blanco, esculturas, adornos dorados… Pero no puedo dejar de sentir ira por el estado de conservación lamentable de muchos edificios que civilización tras civilización han devorado tanta belleza.

En los museos del Vaticano se encuentran grandes colecciones artísticas de todo tipo, por lo que su visitas es imprescindible, pero si hay algo imperdonable de no visitar es la Capilla Sixtina, para mí la mayor obra de arte creada por la Humanidad, al entrar en esta estancia no puedes dejar de admirar la obra de Miguel Ángel, sus colores, formas y relieves hacen que las figuras tomen forma y vida y parece que quieran salirse del techo.Resultado de imagen de plaza popolo

Es imposible plasmar Roma en 500 palabras, pero mi recorrido continuó por las Plazas Norvona, España y Popolo, tres deliciosos espacios donde relajarse. La Fontana de Trevi también me esperaba con sus delicadas esculturas. En cualquier cantón aparecía un anfiteatro, acueducto o bella fuente dejando un recuerdo de lo que es, fue y será la Ciudad Eterna. ALEA IACTA EST.

Anuncios

10 comentarios en “ROMA: LA CIUDAD ETERNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s