MI QUERIDA VENECIA

La Ciudad de mis sueños, una gran laguna da acceso al paraíso, según me voy aproximando observo a lo lejos un perfil de bellos edificios, la luz de bellos edificios, la luz del nuevo día iluminaba por completo la majestuosa arquitectura que allí se encuentra, las numerosas cúpulas flotan por encima de los tejados, su brillo intenso parecía que encendía la Ciudad.

Por fin mi sueño se hacía realidad, sentí una emoción increíble al poder poner los pies sobre uno de los millones y millones de muelles que nos daban la bienvenida d, y desde el primer momento me invadió la atmosfera artística, cualquier Rincón que aparecía a mi paso era admirable, las imágenes explotaban en mi retina. Resultado de imagen de venecia

Caminaba rápido e ilusionada por iniciar un viaje más al pasado, un primer Puente daba paso a la plaza de San Marcos, giré la vista y por sorpresa me encontré con el Puente de los Suspiros, de blanco y delicado mármol tallado, que me llevó hasta el Palacio Ducal, otra maravilla del mundo de delgadas líneas y filigranas. Sigo avanzando y junto al Palacio, engalana el lugar la Basílica de San Marcos, de estilo Bizantino, parece extraída de un cuento de oriente.

Después de tantas emociones en un solo día, decidimos hacer un descanso en una de tantas cafeterías que inundaba la plaza, y mientras que suena un cuarteto de cuerda me acompaña, disfruto de un buen café. De los de verdad, y después de esta pausa en el espacio-tiempo, continué mi marcha por los canales que encontraba por el camino, no marqué ninguna ruta concreta, tampoco lo necesitaba, me rodeaba de puentes, canales, fachadas descolchadas, y rebosantes matices de colores, acompañados por los aromas que expulsaban los restaurantes, a hierbas aromáticas y café.

Tras una secesión de pequeños canales, es espacio se ensanchó de golpe y a cada lado aparecieron maravillosos y enormes palacios con viejos muelles de madera repletos de góndolas y de repente levanté la vista y el puente Rialto coronaba el lugar, era grande, blanquecino y con muchisisismos adornos, estas escenas me hacen viajar al Renacimiento, y parece que en cualquier momento vayan a aparecer damas y caballeros de la época con sus preciosos y magníficos vestidos y sus recargadas máscaras. Resultado de imagen de venecia

Desgraciadamente, después de disfrutar de este ambiente durante todo el día, llegó la hora de partir, triste, pero enamorada de aquel lugar, giré la cabeza por última vez, Venecia se despedía de mí con una variedad de tonalidades ocres y doradas, jamás vistas por mis retinas de nuevo y que creaban el ocaso del día, y de mi sueño por fin hecho realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s