ANETO: LA MONTAÑA ENCANTADA (VERSIÓN EXTENSA)

DÍA 1

Un buen día decidí dirigirne a la estación del Norte, sola, libre y emocionada, era una mañana soleada, mi tren partía en dirección : Pirineo. Valencia quedaba atrás y el relieve se elevaba sobre el mar y nacían pequ´ñas montañas decocradas con pinos verdes, el trayectoResultado de imagen de benasque transcurría traquilo y relajado hasta que llegué a Huesca y cogí varios autobuses hasta que llegué al lugar en el que me recibía Benasque, pequ´ño pueblo de roca y madera con encanto, desde luego era un buen sitio para quedarse a descansar, pero cogí mi mochila y dejé atrás las tentaciones.

Era una tarde de Septiembre, caminaba por la carretera que conducía al campo base, un camino sinuoso se que deslizaba por el centro del valle coon paredes muy altas. La noche llegó y me envolvío, cuando me disponía a buscar un rincón donde dormir en mitad de la montaña porqué no me daba tiempo de llegar al refugio, a lo lejos ví unas pequeñas luces, como dos luciernagas que se aproximaban, y poco a poco crecían hasta llegar a mí, de repente freno y ví ante mí a una pareja que iba en su coche y que iban al mismo albergue que al que yo tenía que llegar, ¡¡Fantástico!!, mi suerte había cambiado.

DÍA 2

Por la mañana recogí los trastos y comencé la ascención a mi ritmo, el paisaje era fabuloso, no podía creer lo que veian mis ojos, conferme anochecía conseguí llegar al oasis en medio de la montaña: El refugio de la Renclusa, allí podía resguardarme del clima, dormir en cama y comer bien, buenos caldos y embutidos seranos de gran calidad con gran ambiente montañero que invitaban a vivir mi aventura.

Resultado de imagen de refugio de la renclusa
Refugio de la Renclusa

DÍA 3

En el refugio cogí fuerzas, pero al salir de nuevo y comenzar el ascenso por La Maladeta, observé la pared infranqueable que había ante mi, y que me cortaba el paso por la complicación del terreno, mi aventura pareció llegar a su fin a causa de mi parálisis, comentandóle este problema a un montañero me aconsejó unirme a una cordada que salía al día siguiente, así que me volví al refugio para prepararme a la madrugada y salir de nuevo de aventura.

DÍA 4

Aún de noche me equipé y me puse en marcha por una senda estrecha oculta entre las rocas y arbustos, esta se resvalaba por la pared de roca gris, el refugio se hacía cada vez mas pequeño hasta que desapareció en la oscuridad de la noche. Tras varias horas de senda tortuosa, oscura y elevada el relieve permitía  avanzar con más seguridad, poco a poco aparecían a un lado y al otro del camino epqueños neveros, y de ellos surgían bellas crestas que como murallas se alzaban al cielo, como toda muralla, tiene su puetas, y de la nada aoareciió un portillón con dos columnas majestuosas de piedra que daban paso al glacial, y através de él se observaba el amanecer que me deslumbró, pero la aventura no acabó ahí, solo dí unos pasos más y escuché una voz extremecedora, era como la de un animal gimiendo, era la de otro montañero que pedía ayuda, ya que tenía una pierna rota y enroscada entre las piedras, tenía frio y miedo, ya que pasó allí toda la noche y en aquel momento presencié un rescate en directo.

Después del susto retomamos la marcha mientras nos movíamos entre chorreras de agua y peligrosas grietas que se ocultaban bajo del hielo. Con la poca fuerza que me quedaban trepé el glacial, y allí observé el paso famosos con dos precipicios a cada lado, cruzé con miedo, tengo que reconocerlo, peró me recompensó, porque al otro lado se encontraba el deseoso pico Aneto que regalaba bellas vistas a los viajeos. Aquello era impresionante, me sentía como en el cielo y me sentí muy satiasfecho de haber conseguido mi hazaña. Resultado de imagen de el aneto

Tras descansar y deleitarme con las imágenes que me estallabanen la cara, me dirigí de nuevo al paso, esta vez lo pasé más rápido y continue el descenso. Cansado y exhausto llegué doce horas después al refugio a disfrutar de una buena cena y un buen sueño, porque cumplir sueños merece buenos descansos.

¡¡SI TIENES GANAS DE AVENTURA NO ESPERES A NADA, SOLO A ATREVERTE!!

Anuncios

2 comentarios en “ANETO: LA MONTAÑA ENCANTADA (VERSIÓN EXTENSA)

  1. ¡Que maravillosos paisajes! Me recuerda mi estancia en Benasque hace un par de años. Yo que no soy nada deportista, me puse las raquetas y subí un “murete” bastante alto en la zona de los Llanos del Hospital. La sensación de comerme un bocata en lo alto de la montaña, toda nevada, “increíble”.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s